viernes, 23 de marzo de 2012

LA DERECHA ES MARXISTA

Aunque no Leninista. Ahora si; seguro que muchos podréis pensar, como Manolo Menéndez - no el director de Cajastur, a la sazón “Sheriff” de Liberbank - el amigo salmerón y “Volcán” que dejo constancia de su presencia, en Asturias en 25, al llevarse el mayor “bote” de la historia en la TPA, cuando comenta en el Gym, que debo de tomar “cosas raras”, al límite de lo racional, para escribir otras más extrañas, si cabe. ¡Ay, si fuese así, Volcán!. El problema es que la realidad supera siempre a la ficción y por muy raras que sean las “batallitas” que me aguantáis, más duras son las del día a día, como las “cornás” de los toreros. Y me temo que tornarán a peor con los recientes vientos que soplan y que desgraciadamente pasaremos de los seis millones de parados este año, y os juro que me gustaría equivocarme, pero como canta Joaquín Sabina, voz cascada y cuerpo enjuto, en la versión “robada” amablemente a “Los Secretos”: “Ya no hay más cera que la que arde, Princesa...” De todo esto quería hablaros, después del correspondiente saludo a los Menéndez, Sabina y los Urquijo – no los banqueros, por cierto, sino a los músicos -, y como el cantor, maldiciendo al “budú” que nos llevó al silencio oscuro en que estamos.


Sí, queridos amigos, sí. El ala más a la derecha del pensamiento económico neoliberal, al lado del políticamente reaccionario, es marxista, con todas sus letras y su significado. Y gústeles o no el cine de los hermanos Marx, beben de la filosofía seguidora de la Dialéctica Trascendental y creadora del Materialismo Histórico, con gran avidez, más fervor y ansia viva – como diría “El Tío la vara” - que los propios ideólogos bolcheviques que reventaron la guardia blanca zarista, con la suya roja. Lenin o Stalin siempre tomaron a Marx y Engels por unos intelectualoides, de medio pelo sin valor, afrancesados y casi amanerados que no se atrevían a coger las armas y lanzarse a la calle para romper las cadenas del capitalismo que todos satanizaban desde distintas posiciones. Pero, como los padres de la Unión Soviética entendieron muy bien, los “otros dos” vivían en el mundo de las ideas no en las trincheras, afortunadamente. No entiendo a quien tiene que “pegar tiros” o imponer su voluntad a los demás para sentirse importante. Jodidos “bluffs” que nos llevan siempre a la “chingada madre”. Y lo que más “chinga” es que nos ponemos la venda delante de los ojos sin querer darnos cuenta que continuamente nos la “calzan” por la escuadra, como si al pobre Casillas le ponen delante la defensa de mi querido Sporting... bueno o la suya últimamente.

Si leéis el “Manifiesto Comunista”, que por cierto no muerde, entenderéis mi planteamiento. Salvo que se me haya pasado por alto algo, o que ya no entienda lo que ojeo en el hojeo, nada se dice sobre matar físicamente al capitalista con la “gadaña, la foz y el martiellu” proletarios. Por contra, cuál aviso a navegantes, sugiere lo que podría ocurrir si seguimos adorando al becerro de oro neoliberal. Coño; ¡A que Jesucristo era también marxista cuando echó a latigazos, a ostia limpia, del Templo de su padre a la versión más arcaica del capitalista actual versión“Globalización 4.0”...!. Será que la historia tiene comportamientos cíclicos y grandes hombres por un lado y cabrones por el otro están siempre en gresca. ¡Va a ser esto, seguro...Aunque me excomulguen...!.

Voy a hacer uso, por unos momentos, de la sagrada tarima y la pizarra que “acarrean” mi profesión, para ponerme un poco serio, o al menos intentarlo. El “Manifiesto” alerta del peligro que supone el capitalismo para toda Estado, en cualquier momento de la Historia. Marx indica que será el proletariado el encargado de llevar la sociedad al modo socialista, pero nunca habla del uso de la violencia por los trabajadores, más bien diserta sobre la del poder fáctico del capital – dejando entrever la amenaza de la globalización -. Entiendo que ocurrirá por “precipitación”, casi con “recochineo”, a lo largo de un proceso en el que la competencia entre las empresas hará, “hace”, que las de menos posibles desaparezcan, pasando sus dueños y gestores a ser trabajadores o “ejercito residual de reserva” - el paro – en el estatus del proletariado. Y lo mismo se atreve a rezar para las clases altas, de las que el capitalismo deshojará a los menos tersos y enviará al mundo de los cuellos azules, lejos del de los blancos impolutos. ¿Os suena...?. ¿No tenéis muchos/algunos amigos empresarios o profesionales de alta cualificación que siguieron los cantos de sirena y naufragaron en el Mar de Ares...?. Ahora que los recortes parece que les va a afectar a ellos, no solo a los que viven de su nómina, porque deberán pagar más impuestos (IVA, “venía” beneficios...) para contribuir al Erario público las ven “canutas”...Bueno, ¿Cómo todo el mundo, no?. Carpe diem, amigos





Heri Gutiérrez García


La imagen está tomada de  http://xavierbfernandez.blogspot.com.es/2012/02/la-crisis-segun-los-hermanos-marx.html

1 comentario:

Ariadna dijo...

hola que tal! estuve visitando tu blog y me pareció interesante, Me encantaría enlazar tu blog en los míos y de esta forma ambos nos ayudamos a difundir nuestras páginas. Si puedes escríbeme a ariadna143@gmail.com

saludos